Versión en español

¿Necesita traducir un contrato o un documento legal procedente de Francia, España o América Latina? Contractually Speaking Ltd fue fundada para especializarse en proporcionar traducciones claras y concisas. Puedo traducir rápidamente su contrato de trabajo, contrato de arrendamiento, los documentos de un caso judicial, o cualquier otro texto legal. ¡Póngase en contacto ahora para empezar!

Contractually Speaking Ltd es una sociedad dirigida por Richard Lackey, traductor nativo inglés propietario de la misma. Al ser un traductor independiente usted puede estar seguro de que recibirá mi trabajo y sólo mi trabajo. Sin embargo, si los plazos de entrega son ajustados, como suele ocurrir cuando se trata de textos jurídicos, mi empresa cuenta con un modelo escalable y una red de personas adecuada para conseguir respetar los plazos de entrega de todos y cada uno de los trabajos, de los que yo garantizo siempre personalmente la calidad y homogeneidad.

La traducción de contratos y de cualquier otro tipo de documento jurídico es mi principal campo de trabajo. En el mundo de la traducción, como en cualquier otro negocio, la mejor forma de garantizar la calidad y la respuesta rápida es la especialización en un tema, de ahí la razón por la que mi principal servicio es la traducción de textos jurídicos, aunque estaré encantado de proporcionar traducciones de textos generales también.

Llame al (+44) 07708 664086 o enviame un mensaje por correo electrónico a Richard@contractually-speaking.co.uk hoy para recibir un presupuesto gratuito.

 

El manual de estilo de Contractually Speaking

Los contratos en inglés pueden definirse en líneas generales como modernos o de estilo tradicional, pero los contratos españoles y franceses suelen seguir un formato muy anticuado. Algunos traductores transfieren este estilo tradicional a sus traducciones, algo que a menudo es innecesario y hace que el texto traducido resulte excesivamente complejo. Mi objetivo es ayudar al lector proporcionándole una traducción clara y concisa.

Algunos juristas comparan el lenguaje jurídico español escrito es como un caracol. Se empieza citando las informaciones secundarias y se va hacia el punto principal del argumento sólo al final de cada oración, realizando un trabajo casi artesanal para lograr escribir la frase más larga del mundo. El inglés no funciona así. Una frase = una idea. No es raro ver una frase de 200 palabras en español. Parte de mi trabajo consistirá en lograr dividir esta frase en varias frases sin que el texto pierda su sentido.

Al igual el lector, usted probablemente estará más interesado en el contenido que en el estilo con el que se redactó el contrato. He aquí un ejemplo simple: mientras que una traducción literal podría ser «En el vigésimo sexto día del mes de mayo del año dos mil quince», yo simplemente escribiré «El 26 de mayo de 2015». ¡Mucho más sencillo para el lector y mucho más rápido!

Por supuesto, la precisión sigue siendo mi enfoque principal a la hora de traducir documentos jurídicos. Es cierto que en ocasiones la ambigüedad del original debe ser preservada, pero a menudo la mejor traducción puede ser clara y concisa.

Llame al (+44) 07708 664086 o por correo electrónico Richard@contractually-speaking.co.uk hoy para un presupuesto gratuito.